lunes, 14 de junio de 2010

Las técnicas arcaicas del éxtasis

No es la primera vez que este blog dedica una entrada al Maestro Soto Zen Dokusho Villalba. Como muy pocos Dokusho se ha interesado con rigor y método en el uso iniciático de las sustancias visionarias y las plantas maestras. Lo que nos da perfecta cuenta de su apertura de miras y libertad de criterio al considerar tales vehículos. Dokusho Villalba, en tanto Maestro Zen, se adentrará en el estudio de sus efectos en el contexto iniciático, de expansión de la conciencia y de integración personal al que responde toda senda espiritual. Desde esta perspectiva el valor que aportan los enteógenos no quedaría referido a “experiencia” alguna sino a la integración estable y sobria de determinados estados de discernimiento y conciencia. Lo que apunta a la integración y no al mero “coleccionismo de experiencias” como al gran desafío servido por el trance enteógeno. De ahí que la respuesta ante tal desafío no pueda ser otra que la de saberes, metáforas y prácticas a la altura del éxtasis y, sobre todo, de su estabilización e integración sobria en la vida cotidiana.



Las palabras de Villalba, desde el punto de vista del editor de este blog, son algo más que oportunas e interesantes. A este respecto baste con considerar cómo el ámbito capaz de dar cuenta de las grandes potencialidades del uso de los enteógenos será precisamente esa dimensión iniciática que desvela y consolida ciertas posibilidades de la consciencia del hombre al encuentro con la vida. Profundizar y hacer florecer tales posibilidades será precisamente el ámbito de especialidad propio de los Maestros de las diversas tradiciones espirituales entre las que se encuentra el Zen. Estamos, pues, ante las palabras de un Maestro reconocido por una larga tradición de meditación centrada en la expansión e integración de la conciencia. Nos habla alguien que realizó cierto viaje. Ese mismo viaje al que animan las más hondas posibilidades servidas por la experiencia enteógena. Sus palabras son algo más que meras estrategias creativas, opiniones o reflexiones personales. Como no podía ser de otra manera y, muy lejos de la sensibilidad new age y de sus gazpachos espirituales, Villalba se adentrará en la cuestión desde el diálogo franco con las tradiciones chamánicas. De ahí el título de su charla: "Las técnicas arcaicas del trance". Ahí van sus palabras.




6 comentarios:

hiniare dijo...

Hola JC, gracias por ofrecernos este video, he disfrutado mucho oyendo a una persona que habla tan claro y transmite tanto sentido común. Me ha encantado eso de que “lo que más intoxica la conciencia es la ignorancia”. Creo que siempre tenemos que estar muy dispuestos a aprender, y las prácticas de los chamanes tienen mucho que enseñarnos sobre su visión de la vida. Nunca los hubiera relacionado con el zen, quizá sí con el misticismo. Encantada de aprender algo más.
h.

jcaguirre dijo...

Hola Hiniare, segun parece -al final- todas las sabidurías apuntan de modos diferentes a un mismo horizonte. Me alegro de que te haya gustado. Y si, la verdad, el testimonio de Dokusho Villalba es todo un lujo

R.A.B dijo...

Éste fue el vídeo donde conocí a Dokusho. Lo vi dos veces... me encanta la parte en que relata ese sueño que tuvo, el del chamán prehistórico. No me pareció del todo entregado en el coloquio, eso sí, pero la charla está estupenda.
:+

tula dijo...

Me ha parecido muy interesante, es otra forma de ver las cosas, cuestión de percepción, de eso se trata.

eretiko dijo...

Es muy interesante este hombre...pero bastante susceptible tambien, la pregunta ultima del chico no me parecia tan dificil de entender, pero quizas tocò un tema delicado, algo que ya el mismo Dokushò piensa un poco pero que no consigue sacarse de dentro...la medicina sagrada, y el trabajo del fuego sagrado de itzachilatlan, buscan una liberaciòn de esquemas, y ser monje zen conlleva muchos esquemas creo...no se que opinais vosotros sobre esto, me gustaria saberlo...

jcaguirre dijo...

Bueno, el Zen también persigue transcender esos esquemas y, de hecho, sus prácticas de meditación lo que buscan es liberarse de tales contenidos de conciencia. En fin, es una cuestión de perspectivas.