domingo, 25 de septiembre de 2011

Del peyote al LSD

Wade Davis, el ayudante y discípulo académico de Richard Evans Schultes, nos ofrece en este documental una completa panorámica de mucho de lo que rodea el complejo universo de los fármacos visionarios. El hilo conductor del mismo será la biografía del propio Evans Schultes y sus diversos acercamientos a los entornos tradicionales que usaban ritualmente plantas o preparados enteogénicos. Esta perspectiva será enriquecida con una panorámica de la cultura psicodélica de los sesenta subrayando la crítica de Schultes a la difusión masiva de los enteógenos. Estamos ante un video, no exento de cierta polémica a su alrededor, pero con un importante valor introductorio a toda esta temática. Considero muy interesante su visionado por la variedad de temas tratados de una manera digna y aceptable. Desde los rituales de peyote de la Iglesia Nativa Americana a la relación entre Schultes y María Sabina, con los honguitos visionarios de por medio, pasando por el periplo amazónico de este investigador o sus polémicos vínculos con el gobierno de EE.UU. Como ya he indicado la última parte del documental se adentra en lo que supuso la cultura de los sesenta y la psicodelia.


Podríamos decir muchas cosas de Evans Schultes o de lo expuesto en este interesante documental basado en vida de Schultes. Vida, por cierto, ya previamente glosada por Davis en su interesantísimo libro "El río". Me reservo para la entrada que dedicaré a este infatigable investigador. De momento, simplemente matizar las tesis aportadas en este documental sobre la difusión y la expansión del uso del peyote en la Iglesia Nativa Americana en un contexto cristianizante. Esto hecho no debe presuponer la inexistencia de usos previos puramente nativos, indígenas o animistas.
 
 

 
 
 

 
 
 


 
 
 
 

 
 
 

 
 
 

 
 
 

 
 
 

 
 
 

 
 
 

 
 
 

 
 

2 comentarios:

tula dijo...

Leí tu entrada y no me quedó más remedio que comprar "Un río",....ya te contaré.
abrazo.

jcaguirre dijo...

Me han hablado muy bien de ese libro