martes, 24 de abril de 2012

Aldous Huxley: Una panorámica

Ofrecemos en esta entrada al documental de la serie francesa “Un siècle d´écrivains” dedicado al escritor y pensador Aldous Huxley. La calidad del documental me parece fuera de toda duda tras su visionado. De ahí que lo recoja para el blog en mi intención de promover documentos visuales de calidad o de especial interés. Pocas veces será ponderada la necesidad de refinar el criterio propio y la capacidad de experiencia al encuentro del legado de quienes nos precedieron. En fin, no voy a descubrir a Aldous Huxley. Me limitaré a recordar lo decisivo de los rastros dejados por quienes mejor supieron pensar y reflexionar sobre el encuentro con los fármacos visionarios. A sus hombros estamos. El caso de Huxley es excepcional. En él encontramos una sensibilidad depurada ante la ciencia y sus aportaciones, la nítida valoración de las sabidurías espirituales como referente de riqueza para la modificación de conciencia, la detenida atención a la experiencia estética y a su conexión con la ontología y la plenitud de la vida, la referencia de la Philosophía Perennis como contexto de comprensión de esas sabidurías espirituales, una nítida toma de conciencia de las posibilidades brindadas por los fármacos visionarios para la vida del alma… Todo esto configurará la enorme estatura de Aldous Huxley. Como he dicho a sus hombros estamos. No será pues casual que muchos de los debates existentes sobre el estudio de estas sustancias encuentren en la referencia de Huxley su punto de equilibrio.


El documental propuesto da un repaso a la biografía de Huxley deteniéndose especialmente en su biografía intelectual. A lo largo de su visionado se repasará la amistad que tuvo con D. H Lawrence -decisiva para que Huxley integrara mejor el vínculo entre cuerpo y espíritu-, sus gravísimos problemas de salud o el tremendo incendio de su casa. Las experiencias con la mescalina o la LSD y sus encuentros con las sabidurías orientales recibirán también una atención notable. Uno de los contenidos del documental más actuales, sugerentes y brillantes será el de la relación que Huxley traza entre ciencias y humanidades. Desde su punto de vista estaremos ante maneras de usar el lenguaje completamente diferentes. Esto deberá ser muy tenido en cuenta a la hora de saber de sus vecindades y desencuentros. La literatura y en general la actividad de los hombres de letras querrá promover, sobre todo, la polisemia y la diversidad de sentidos del lenguaje y las palabras. Esta complejidad de significación tendrá como destinatario el fuero íntimo del hombre. De ahí que la actividad del hombre de letras se dirija a la experiencia íntima y personal de cada hombre. En sus propias palabras “expresar lo inexpresable (de la experiencia humana) y en segundo lugar expresar los múltiples significados que todo evento tiene para un ser humano”. En cambio la ciencia destilará el lenguaje no hacia su riqueza semántica y hacia su capacidad de evocar en el hombre sino hacia la concisión y concreción de los significados. Para Huxley la “esencia del lenguaje científico es que una palabra expresa una sola cosa. Es una relación uno a uno en base a un mundo dado y a una cosa de la que se habla”. Este matiz aclara las, a veces complejas relaciones, entre ciencias y humanidades y lo demencial de pretender reducir unos campos disciplinares desde otros. De esta manera, tan absurdo será plantearse la cientificidad de un contenido humanístico –de tal suerte que la ciencia pruebe o invalide propuestas filosóficas- como pretender controlar la ciencia desde disciplinas como la teología o la filosofía. Dicho por reducción al absurdo; el fuego de Heráclito o el corazón de la teoría del conocimiento griega o sufi no serán ni el fuego ni el corazón en términos puramente físicos…


En conclusión; la actualidad y la pertinencia de las reflexiones vertidas por Huxley en este documental es enorme. Consideremos, además de lo ya apuntado, sus reflexiones sobre el Misterio, lo eterno, la mística o la pasividad y receptividad espiritual. Les dejo con sus palabras.
 
 


No hay comentarios: