sábado, 2 de febrero de 2013

El príncipe en su infierno

Sólo, en su estancia infinita, sin techos ni suelos, sin paredes. Entre una roja tiniebla que todo lo inunda.

A nadie soporta. A todos persigue y agrede. A nadie tolera. Es una máscara hueca con cuerpo de trapo, un caricato que rompe los puentes, un espectro veloz que a todo amedrenta. Se presenta con su rictus de dolor y violencia, quiere encoger los corazones.

Su pasión es extrema y su rabia hierve en ese rojo brillante. La vida, rabiosa, se rehierve encerrada. Hay amor pero se niega; hay eros pero se oculta. Hay vida pero vida amordazada.


Todo queda atado y tenso. De la gran mordaza sólo escapa el temor, un temor que se disfraza de rabia violenta, un deseo de alteridad en el temor negada. Temor;  una vida contenida y cercenada.

Del temor ya perdió la memoria y sólo sabe de un poder que nada tolera. Caliente pero rigido a nada se abre. Privado de vida pero saturado de esa rabiosa vida retenida. No conoce a nadie. Sólo se escucha a sí mismo. A nadie más ve. No hay vida a su alrededor; sólo el eco de proyecciones y reflejos.

¿El infierno?... Ya lo dijo el Maestro Unamuno: La permanente condena al permanente encierro en uno mismo…

En las inmediaciones de esa morada solitaria un tumulto se remueve. No hay más que seres deformes.

La imagen nos dice.

Arriba los corazones. Escuchad el sonido del silencio.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

El infierno, el horror de Kurtz, el corazón de las tinieblas...en ese horror estamos..
No conocía esa cita de Unamuno pero así es.
un abrazo.
Tula.

jcaguirre dijo...

Siempre me ha impactado el coronel Kurtz de Apocalipsis now-El corazon de las tinieblas. En su caso la inocencia criminal, la resultante del horror intentado respirar y no pudiendo, la trastienda de una corrección falaz, un vengador impotente... un ser luminoso sumergido en las tinieblas. El horror es la trastienda que no podemos dejar de lado. Nuestra sociedad esta enferma. Kurtz lo sabía bien. Me viene a la cabeza también el taxista Travis de taxi driver

jcaguirre dijo...

Y como no la emboscadura jungueriana como respuesta a todo eso

Jan dijo...

A Joseph Conrad posiblemente no le sonaría mal uno de los aforismos de Kafka:

"Puede existir un saber de lo diabólico, pero no una fe, ya que diabólico no puede haber más de cuanto ya hay".

Para determinadas personalidades el horror se hace más presente, e incluso han encontrado en ello una gran fuente de inspiración, pienso ahora por ejemplo en Poe y otros escritores y espíritus melancólicos del romanticismo analizados por Mario Praz en su libro "La carne, la muerte y el diablo" que estoy leyendo. No deja de resultar curioso que las ficciones en las que el horror es protagonista sean para la imaginación de tantos lectores una fuente de placer.

"Nuestra sociedad está enferma", pero... ¿hubo alguna que gozara de plena salud ? ¿Es mejor o peor nuestra sociedad que cualquier otra? Yo no lo tengo tan claro, me parece una evasión hacia la esperanza puesta en un mundo ideal. En cualquier caso ahora como nunca se tiene la posibilidad de acceder a otras formas de vida (o realidades) que puedan resultar más atractivas. Siempre puede ser una salida.

Saludos

jcaguirre dijo...

El horror que nos teje. Dogville. Lars Von Trier. Lo que no queremos ver. Eso mismo que nos dice, cotidianamente, en el seno de nuestra normalidad social. Ahí el criminal es pura inocencia como nos recordara Sade. Pienso en el taxista Travis de Taxi Driver, en el coronel Kurtz de Apocalipsis now(El corazon de las Tinieblas). Kurtz se sabía corrompido, se sabia resultado del horror cotidano en la oscuridad de la trastienda. Kurtz se sabía del otro lado y sabía también que ese lado era este. Por eso decide quitarse de en medio. El coronel Kurtz de nada podía vengarse. Se limita a expresar su propio dolor como carne de sacrificio.
Recuerde el lector el final de Apocalipsis Now... Como es en Dogville o en Vietnam es aquí. Hay sociedades en que es preferible ser criminal que procer o que cabeza de león(o de ratón)... Ahí estamos

jcaguirre dijo...

Con todo no todas las sociabilidades son iguales, por mucho que cierto horror siempre esté ahí. Del mismo modo hay muchos mundos pero estan en este.

tula dijo...

Muy interesante exposición en Caixaforum Madrid sobre el chamanismo....incluso uso de enteógenos(pero poca cosa).