sábado, 2 de marzo de 2013

De vuelta al LSD


Desde hace ya algunos años plantas y fármacos visionarios comienzan a ser de nuevo considerados en diversos tipos de investigaciones. Quedan ya lejos los años de plomo de la prohibición y, sobre todo, ese contexto de guerra fría que tanto animara a la cancelación y persecución de todo lo que tuviera que ver con la dietilamida del ácido lisérgico. El LSD vuelve pues a considerarse desde la propia riqueza de la experiencia que cataliza, desde sus posibilidades clínicas y terapeúticas y desde su potencia para generar procesos de transformación personal. Al día de hoy conocemos mejor sus riesgos pero parece que las bendiciones de éste fármaco visionario, puramente occidental, parecen no haberse olvidado. De esta valoración ya madura y de las nuevas investigaciones en curso va el digno documental "Viaje al LSD" que traigo a colación en el blog. En su metraje diversos temas van siendo tratados sin por ello dejar de ocultar, lejos de todo mesianismo vulgar, la necesidad de contextos y de precisión. El contexto de riqueza de la experiencia será señalado ya desde el comienzo del video. Y a partir de ahí diversas investigaciones serán reseñadas. En relación a las mismas me ha parecido impresionante la efectividad de la ingesta del fármacos visionarios en enfermos terminales de cara a un mejor confrontar la posibilidad de la muerte cercana.
 
 
Desde un punto de vista biomédico resultan interesantísimas las matizaciones de David E. Nichols sobre la acción del LSD activando los receptores de la serotonina 2A en el cortex central, el área encargada de discernir, elaborar, visualizar e interpretar la realidad que nos rodea. La serotonina es un importante neurotransmisor; percepciones y emociones quedan muy vinculadas a la bioquímica de la serotonina. La dietilamida del ácido lisérgico resulta ser una molécula tan similar que se acopla con los receptores de la serotonina catalizando un funcionamiento modificado del cerebro. Estas indicaciones serán matizadas con la relevancia del llamado el llamado locus coeruleus en relación a la acción del LSD sobre la conciencia. El locus coeruleus es el grupo de células nerviosas del tallo cerebral encargado de promover los estados de alerta y la atención a las novedades; lo que nos daría una pista sobre esa sensación de desaparición de filtros perceptivos y de ensanchamiento de la conciencia en la novedad que suele tener el experimentador con el LSD... En fin, buen provecho… “Viaje al LSD”. Ahí va el enlace.




5 comentarios:

tula dijo...

Mi mayor experiencia, me aclaró ideas y creencias, rompió mi certidumbre de la realidad, desde entonces mi vida tomo otro sendero.
Comprendo el temor del sistema ante el LSD, te despierta.
un abrazo.
Tula

jcaguirre dijo...

Nada más que decir Tula

DDAA dijo...

"ese contexto de guerra fría que tanto animara a la cancelación y persecución de todo lo que tuviera que ver con la dietilamida del ácido lisérgico"

Por un lado, la Guerra Fría es uno de los fundamentos de la cruzada antidroga en general, no sólo de la persecución de los psicodélicos. Por otro, también desempeñó un papel importante en la difusión y popularización de estos últimos, aunque fuera un resultado no previsto de las investigaciones de ambos bloques, pero sobre todo el occidental.

Y Nichols está detrás, aunque pienso que involuntariamente, a diferencia de Shulgin, de la expansión de las nuevas drogas sintéticas, pues muchas de ellas son creaciones suyas o de su equipo en la Universidad de Purdue

jcaguirre dijo...

Completamente de acuerdo Alejo. La guerra fría es algo básico para entender la prohibición y acaso no se aalgo demasiado mencionado. En el caso concreto del LSD el ejercito investigó y facilito que se conociera para a continuación incluirlo en esa dinámica antiprohibicionista que se detonó muy pocos años después. De Nichols, la verdad, tampoco se mucho más al margen de lo que comento.

DDAA dijo...

Podríamos decir que Nichols es una especie de Shulgín -salvando enormes distancias- que no se ha pasado al lado luminoso de la fuerza -habrá quien piense que es el lado oscuro. Pero probablemente sea el científico, después de Sasha, que más drogas nuevas ha sintetizado. Su ficha en Erowid

Erowid David Nichols Vault