lunes, 13 de febrero de 2017

Mesa redonda sobre sustancias visionarias y terapia





He sido invitado a participar en la mesa redonda del ciclo de conferencias y encuentros "Encuentros con lo sutil" en el Centro Cultural Conde Duque. Ahí estaremos junto a Javier Esteban y Asunta Hormaechea reflexionando sobre los usos terapéuticos de los fármacos visionarios. Una buena ocasión para reflexionar, encontrarse y debatir en común. El evento será a las 20:00 horas el Martes 14 de Febrero en el salón de actos del Centro Cultural conde Duque (Calle Conde Duque nº11)

Mi discurso irá en la línea de reivindicar la investigación y la ponderación de los beneficios que puedan aportarnos en un mundo que, desde el furor prohibicionista, marginaliza los posibles usos de estas sustancias incrementando exponencialmente sus riesgos. No olvidemos que si algo exige la ingesta de los fármacos visionarios son marcos y contextos específicos; tanto de experiencia como de integración y elaboración de la misma.

En tal estela reivindicaré el sentido clásico del término de la palabra therapein -therapein. cuidado de sí- como modo de reinterpretar los beneficios terapéuticos de estas sustancias. De este modo me desmarcaré de lo que esta experiencia pueda aportar a la perspectiva propia de la psicología clínica. Entiendo que estas experiencias bien poco podrán aportar al tratamiento de psicopatologías estrictas, ya que estas exigen de cierto umbral de estructuración personal. Desde esa atención a la therapein atenderé a los posibles beneficios que brinda el uso de estas sustancias apelando a la perspectiva propia del desarrollo personal. a la introspección de la trama compleja de la conciencia y al aquilatamiento de las potencias cognoscitivas y de la vida del alma. Como se hace evidente, esta perspectiva desborda una apropiación estrictamente psicológica o psiquiátrica. Lo que, por lo demás, no implica que no se apele a contextos y escuelas terapéuticas solventes como medio de integrar y elaborar lo vivido en tales experiencias. Los efectos de estas sustancias nos instalan en la trama de la conciencia y sus estados, en nuestros límites y capacidades de encuentro con la vida y en la complejidad psicológica y espiritual de la vida del alma. Saber enlazar y, al tiempo, distinguir estas dos esferas -lo psicológico y espiritual- será decisivo para ponderar los efectos beneficiosos del uso de las sustancias visionarias.

Para mas información http://www.encuentrosconlosutil.com/?p=1560

2 comentarios:

Ginés Angel dijo...

Muy interesante el blog y la perspectiva hacia las sustancias. En cuanto a lo de "terapeútico", está claro que nos perdemos en el lenguaje. Si uno ha probado sustancias en un contexto adecuado, sabe lo difícil que es luego explicar lo que ha sido extrictamente terapeútico o no. En mi caso está claro que lo puedo considerar terapeútico, pero es difícil de acotar o de cuantificar. Tambien una buena conversación puede ser "terapeútica". Está claro que la predisposición del experimentador es fundamental, sobretodo para ser capaz de cruzar ciertos umbrales.
Enhorabuena por el blog y por la labor divulgativa. Espero que estemos viendo el comienzo del fin de las absurdas prohibiciones.

jcaguirre dijo...

gracias por tus palabras Gines. Sobre la palabra terapia conviene atender a su pilisemia